Niños: T. Metamórfica - Historia

La técnica Metamórfica fue desarrollada por Robert Saint John. Era un naturópata que no estaba satisfecho con la práctica naturista en general. Él a lo largo de su dilatada experiencia, detectó que nosotros creamos nuestras propias tensiones, que al final desembocan en las enfermedades que padecemos, si no sabemos redirigirlas.

Para Robert Saint John, estas tensiones se podían dividir en dos tipologías; las que nos apartan de la vida y aquellas que nos empujan a la vida con demasiada fuerza. Los tratamientos con los que él trabajaba no interactuaban con esta tendencia.

Esta inconformidad por su parte, hizo que profundizara en la Reflexología Podal. Después de profundizar en este sistema y siempre con su capacidad de mejorar, diseñó sus propios mapas de los puntos reflejos de los pies, tal y como los había observado. Desde ese momento, su intuición le llevo a constatar que muchas de las patologías que se observaban en el cuerpo y que se reflejaban en los pies, tenían su correspondencia en bloqueos que se percibían en la columna vertebral. Pudo ver a través de sus estudios, que el masaje era tan efectivo cuando se realizaba solo sobre los puntos reflejos de la columna, como cuando se trabajaba solamente sobre los pies.

Ya que la columna, es el principal soporte óseo del cuerpo, contiene el sistema nervioso central y ya que no existe división entre cuerpo y mente, decidió centrar su atención a la observación de los efectos psicológicos del tratamiento.

Gracias a su espíritu indomable y a su siempre ávida mente, se interesó por los descubrimientos que en ese momento estaba realizando el científico francés Leboyer, sobre el desarrollo y el estímulo del feto durante los nueve meses de gestación. Extrapoló y combinó los estudios de Leboyer con su experiencia con la Reflexología, comprobando que en el pie existían unas zonas específicas con una sensibilidad especial, que conectaban con los niveles esenciales del hombre. Así fue como surgió la Técnica Metamórfica.