Animales: F. de Bach - Historia I

Durante el tiempo que estuvo en Londrés ingresó en la Masonería. Buscaba encontrar un conocimiento interior profundo, y desarrolló aún más si cabe sus facultadades sensitivas y poderes de curación. Bach cada vez escuchaba más su interior y su intuición, y menos los métodos ortodoxos de investigación.

En 1930 Bach, tuvo un fuerte impulso de desplazarse a Gales. Fue allí, donde descubrió las primeras esencias florales del FES de Bach, Impatiens y Mimulus. Ambas esencias las preparó de manera similar a los nosodes, y las prescribia teniendo en cuenta la personalidad del consultante, con excelentes resultados.

Ese mismo año hizo lo propio con Clematis.

Convencido que era el camino que tenía que recorrer, abandonó todo (trabajo, consulta, laboratorio, ...) y se trasladó a Gales para buscar más esencias. Sus allegados intentaron convencerle de que meditara mejor esa decisión, pero Bach, tenía claro que camino debía seguir. Así, abandonó todo, quedando sin trabajo y sin ingresos. desde ese momento hasta el final de su vida, no cobró a ningún paciente. El dinero que recibía, era de donaciones voluntarias. En 1930, dio el último paso definitivo que le alejaría de la medicina convencional, destruyó todo el trabajo de su laboratorio, quemó sus notas y partió definitivamente hacia Gales. Iba cambiando de pueblos de la zona, en función de las esencias que estaba buscando.

Bach quería que sus remedios fueran puros e inofensivos, desde el principio de su proceso hasta la esencia final. En 1930, comprobó que las propiedades de las flores se trasferían al rocío de sus pétalos cuando el sol los calentaba. De esta manera fue como desarrolló el método de solarización. Tanta era la sensibilidad de Bach, que con sólo ponerse un pétalo en la palma de la mano o debajo de la lengua de una flor, sabía que propiedades curativas poseía. Aunque utilizó la percepción como método para seleccionar sus flores, luego utilizó también los pasos científicos para corroborar sus propiedades y sus efectos positivos.

Ese mismo verano escribió "Cúrese Usted Mismo". En él desarrolla, que la enfermedad se genera cuando existe una desarmonía entre la personalidad y el alma. Bach defiende que atacar al síntoma, no soluciona el problema. Se tiene que llegar a la causa de la enfermedad para que esta desaparezca.

También escribió "Los Doce Sanadores". En él describía los doce primeros remedios que había descubierto. Cada uno de los remedios, correspondían a un tipo de personalidad concreta. Es más, Bach hizo una correlación entre los signos del zodiaco y el sanador que le pertocaba, según la fecha de nacimiento.
A medida que iba encontrando nuevas esencias, las iba poniendo en práctica en su itinerante consulta, con excelentes resultados.